Cambio de Carrera

¿Cómo hacer un cambio de carrera en tres semanas?

A principios de este verano, decidí que era hora de un cambio de carrera. Como un soñador joven, desaliñado y hambriento que vendía software empresarial en San Francisco, sentí que estaba en condiciones de aprovechar todas las oportunidades que mi vida aquí tenía para ofrecer.

Mis redes, experiencia y residencia me dieron numerosas opciones cuando decidí embarcarme en una búsqueda para contratar a un futuro empleador.

¿Qué quiero decir con la contratación de un futuro empleador?

Para mí, la contratación de un futuro empleador es una mentalidad diferente a la de  “buscar un nuevo trabajo.” Le permite, el empleado, mentalmente voltear el guión con una perspectiva diferente, por lo tanto, evaluar desde una posición de poder. En esta posición usted puede tener presente constantemente cuánto valor usted está trayendo a cada aspecto que usted está entrevistando.

> Para evaluar tus habilidades blandas y duras con My Job Studio, puedes tomarlos Prueba de Inteligencia Emocional 

Vengo de un fondo de negocios lo cual significa que me gusta el proceso y el orden. Para ayudar a tomar una decisión más reflexiva en mi cambio de carrera, decidí tratarlo como un proceso de RFP.

Una RFP es un tipo de licitación en la que una empresa u organización anuncia que hay fondos disponibles para un proyecto o programa en particular. A continuación, las empresas potenciales pueden realizar ofertas para la finalización del proyecto. En este caso, se me estaba solicitando como el programa o proyecto para las empresas a pujar.
He aquí cómo publiqué una RFP para este caso de uso en particular:
Creé una matriz con varios criterios de decisión y anoté cada métrica en una escala de 1-10. Cada criterio de decisión tenía preguntas específicas que ayudaron a generar una puntuación. Una vez que los criterios se establecieron, le pregunté a amigos, asesores de confianza, reclutadores, e Internet para sugerencias sobre cómo ayudarme a la fuente de las empresas más interesantes de software empresarial B2B basado en San Francisco.

Cuadro de prioridades

La RFP se utilizó para puntuar cada nueva oportunidad potencial. Mi investigación produjo una lista de 21 compañías atractivas. De estas 21 empresas, presenté mi currículum a 11 con puestos de trabajo que se ajustan a mi nivel de experiencia. Diez de estas 11 compañías solicitaron una entrevista. Se realizaron entrevistas en etapas tardías con cuatro empresas y tres ofertas extendidas. Todo el proceso tomó tres semanas.

Espera, ¿cómo este proceso sólo tomó tres semanas?

En unos pocos días me presenté a todas las posiciones, y en la primera semana me enteré de la primera ronda de solicitudes. En la segunda semana realicé mi primera ronda de entrevistas. Durante la tercera semana, alineé entrevistas en la última etapa con cuatro empleadores.
Cuando las ofertas comenzaron a aparecer durante la tercera y última semana, me encontré con el potencial de contratar a tres empresas, y tomé otros días para tomar mi decisión final.

¿Qué ayudó a acelerar el proceso?

Dejé claro a cada empresa la urgencia y la importancia de mi proceso. Las empresas están más dispuestos a moverse rápido para tratar de contratar a alguien cuando saben que él / ella está en la demanda.

Elegir una empresa.

Elegir una empresa de las tres ofertas fue una de las decisiones más difíciles de mi carrera profesional. En el pasado, he puesto mi corazón en una empresa (y una sola empresa) y lo hice todo para conseguir el trabajo. Aunque las elecciones son un privilegio, también hizo que mi decisión fuera más difícil.

Este proceso me dio un vistazo detrás de las escenas en algunas empresas súper cool, una experiencia que no siento que muchos profesionales en mi situación a menudo tienen el privilegio de disfrutar en sus propias búsquedas de empleo.
Las empresas entrevistadas representaron una serie de industrias. Industrias en IoT, gestión de experiencias, aplicaciones para empresas móviles, comunicaciones en la nube y marketing digital.
Todas estas empresas estaban en tecnologías adoptadas por las emblemáticas marcas Fortune 500. Debido a esta experiencia, ahora estoy más optimista que nunca sobre el potencial de crecimiento de la tecnología y su capacidad para resolver problemas difíciles.

Después de evaluar las tres ofertas diferentes que decidí elegir.  (Suspenso, por favor…)

Hustle – una plataforma de mensajería de texto peer-to-peer fundada en 2014 que escala y humaniza la forma en que las organizaciones se comunican con la gente. Como empresa de impacto social, han ayudado a organizaciones como Spelman College, Human Rights Campaign y comités de acción política progresistas a encontrar formas más eficientes de organizar, aumentar donaciones y evangelizar su mensaje. En el último año se han ampliado a ofertas de servicios de empresa a empresa también.
El mes pasado anunciaron fondos de la Serie A que serán utilizados para impulsar el crecimiento futuro y para ejecutar mejor su misión.

Volviendo a mi matriz, la razón por la que elegí Hustle no sólo se basó en su puntuación global cuantitativa en mi proceso, sino también en razones cualitativas alineadas con mis propias experiencias pasadas, pasiones actuales y varios signos del universo.

Aquí están los cinco principales razones para considerar cuando usted decide unirse a una nueva empresa:

Lamentar.

“Elige la oportunidad que más te arrepentirás en tres años si no la tomas”. Este consejo provino de la AVP de Ventas de una de las empresas que extendieron una oferta. Esta fue una de las piezas más valiosas de información que recibí durante todo el proceso de selección. De las tres ofertas, Hustle fue la oportunidad que fue demasiado difícil de dejar pasar

Miedo.

En mi entrevista de podcast para Breaking Into Startups, hablé sobre cómo Doug Leone de Sequoia Capital utiliza el miedo para conducirlo. ¿Qué oportunidad me asustó más? ¿Qué empresa te asusta – por todas las razones correctas? Hay más riesgo en una empresa muy temprana.
Algunas funciones no están definidas en una nueva empresa. Tendrás tareas fuera de tu habitual rutina diaria. Este es un riesgo en sí mismo y te lleva fuera de tu zona de confort. Dicho esto, decidí hacer lo que más me asustó.

Ajetreo.

Mientras recuerdo que he vendido algo. Siempre he tenido un ajetreo, y luego mi ajetreo. Vendí palomitas de maíz en Boy Scouts, vendí cintas de mezclas en la escuela secundaria, vendí patrocinios para mis eventos, corté céspedes, alquilé casas durante la Convención Nacional Demócrata y comencé mi propia empresa de consultoría.
He sido un entrenador personal, creado un menú de cócteles para un nuevo restaurante, etc Este tipo de “trabajos”  puede hacerte saber que usted es un empresario. Después de conocer a Ysiad Ferreiras, vicepresidente de ventas, y leí su historia, me di cuenta de que sus experiencias eran muy parecidas a las mías.

Yo quería una compañía que me diera la oportunidad de pasar de ser un aficionado a un ‘ajetreador’ profesional.

El emprendimiento social.

Me sorprendió el error de emprendimiento social en 2009 cuando me uní al equipo de liderazgo de una empresa sin ánimo de lucro centrada en fomentar el espíritu empresarial para las minorías.
Durante mi permanencia en el sin fines de lucro, fui testigo de los desafíos de la recaudación de fondos y la galvanización de los miembros. Quería una empresa que estuviera en una posición única para proporcionar un impacto sustancial.
Hustle es capaz de generar ingresos recurrentes mientras resuelve los problemas de una manera grande que benefician al bien público y eso es importante para mí. Hay tantos grandes problemas que la tecnología puede ayudar a resolver.

Colectivismo.

Mi reciente viaje a Japón, así como mi tiempo viviendo en el área de la Bahía de San Francisco me ha enseñado la importancia y el valor de la comunidad – las ventajas del colectivismo sobre el individualismo.

He pasado toda mi carrera en ventas como un contribuyente individual que a veces puede sentirse como un poco de un papel egoísta debido a su énfasis en las comisiones. Como Gerente Senior de Desarrollo de Negocios, ahora estoy en una posición donde ya no seré un colaborador individual, sino un defensor. Un defensor en última instancia, responsable de atraer nuevos mercados y ayudar a nuestra empresa en su conjunto. Este rol me da la oportunidad de alinear mi progreso con los objetivos generales de la compañía.

Me siento increíblemente afortunado de trabajar aquí en Hustle, y confío en mi decisión. Tengo cero compradores remordimiento y verdaderamente siento que mi proceso no me decepcionó. Dicho esto, ahora quiero compartir este proceso con la esperanza de ayudar a otros en su viaje a la contratación de sus propios futuros empleadores.

Esta entrada fue originalmente publicada en Startup Grind y fue traducido por My Job Studio. El original puede ser encontrado en este link: Medium

 

Development, entrevista de trabajo, tips